Las personas mayores sufren más carencias y mayor vulnerabilidad a partir de la crisis

Actualidad

Las personas mayores sufren más carencias y mayor vulnerabilidad a partir de la crisis

28 septiembre, 2016

La gente mayor no es menos pobre ahora que antes de la crisis: el descenso de la tasa de pobreza -del 19,9 al 14,4% en los últimos seis años- se debe al empobrecimiento general de la población, al tiempo que los ingresos de los pensionistas se mantenían. Dado que el indicador de pobreza es relativo y que el umbral de referencia ha bajado (hasta situarse en 9.667 euros anuales, frente a los 10.090 de 2009), "cada vez hay que ser más pobre para ser considerado oficialmente pobre", tal como constata el informe 'MAYORES: POBREZA Y VULNERABILIDAD', nueva edición del INSOCAT presentada por ECAS.

La capacidad adquisitiva de las personas mayores disminuye porque el encarecimiento de la vida no va acompañado de un incremento de las pensiones, y por otra parte los estragos de la crisis en el mercado laboral ha hecho que estas prestaciones, a menudo muy escasas, deban servir para contribuir al sostenimiento de núcleos familiares que han perdido sus fuentes de ingresos o los han visto reducidos. "La crisis lo ha sido menos para muchas familias para que los abuelos han puesto mucho de su parte", tal como ha dicho Carmen Gargallo, de Cáritas, en la rueda de prensa.

Teresa Crespo, presidenta de ECAS, subrayó la desigualdad de género: "las mujeres son más pobres que los hombres, la mayoría de pensiones no contributivas (PNC) las cobran mujeres que no han cotizado lo suficiente" por haber tenido trayectorias laborales intermitentes, con jornadas parciales y salarios más bajos. Pilar Rodríguez, de ABD, subrayó el alto índice de sobreenvejecimiento y ha repasado los efectos de los recortes en la ley de dependencia: "reducción de la intensidad de los servicios, más copago y deterioro del estado de salud por los retrasos en la aplicación ".

"Las pensiones son el gran pilar del sistema de protección social", tal como ha afirmado Elisenda Xifre, de Suara, pero no evitan bolsas de pobreza que se concentran en las personas que reciben PNC. Julia Montserrat, coautora del informe, ha apuntado que el riesgo de bancarrota de la Seguidad Social no se debe al gasto (España gasta menos en pensiones que otros países del entorno), sino a los ingresos: "las cotizaciones han disminuido por el paro, la precariedad y los sueldos bajos".

Más información aquí.

Cookies

Aquest lloc web utilitza galetes perquè vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, cliqueu l'enllaç per a més informació.